Los libros que no he terminado

librosquenoheterminado

Mi constancia no está a la altura de mis pretensiones y aunque joda reconocerlo, he comprado más libros de los que he leído. No debería ser así. Si no comprase más hasta haber leído todo lo que tengo pendiente, tendría fácilmente para un par de años de lectura abundante, intensa e ininterrumpida. A continuación, una selección de los libros que he empezado este año y que es muy probable que no termine. Por supuesto, he escogido los que me hacen quedar mejor. O peor, al fin y al cabo no los he terminado.

  1. Campo de sangre, de Max Aub – Empieza de puta madre, continúa de puta madre y… ahí me he quedado, en la batalla de Teruel, siguiendo las andanzas de unos milicianos que intentan colarse en un estanco aprovechando la confusión de la batalla para conseguir tabaco gratis. Es el tercero de la saga y quiero terminar El laberinto mágico, pero siempre encuentro algo más liviano y, por lo general, peor que me distrae de mi objetivo.
  2. La condición posmoderna, de Jean-Fraçois Lyotard – Sólo para poder decir que lo he leído. También espero aprender algo, leyéndolo con el lapicero en la mano. No he pasado de las diez páginas. Nunca encuentro tiempo.
  3. Rojo y negro, de Stendhal – La primera vez que lo intenté llegué hasta la mitad. No he pasado de las cien páginas.
  4. Bleeding edge, de Thomas Pynchon – Un petardo. No lo pienso terminar.
  5. Ilíada, de Homero – Imperdonable no haber leído esto de cabo a rabo a mi edad. Gran libro, merece más atención. Este lo termino antes de que acabe el año. Por mis cojones.
  6. Hadji Murat, de Leo Tolstoi – Un libro raro, tal vez en otra ocasión.
  7. El siglo de las luces, de Alejo Carpentier – Tan bien escrito, tan primoroso, tan culto, tan lento. No he pasado de las cincuenta páginas o así, aunque no sé por qué, Victor Hugues es un gran personaje y la historia promete ser aún mejor que la de El reino de este mundo, que me encantó. A ver si cuando termine la Ilíada y el Campo de sangre…
  8. Si te dicen que caí, de Juan Marsé – Grandioso, tan grandioso que no me entero de nada. Tiene momentos estupendos y un estilo brutal, qué duda cabe. Pero leí un tercio y no me atrapaba. Eso fue en primavera, y ahora es probable que tenga que volver a empezarlo. Otra vez será.
  9. Los Abel, de Ana María Matute – Un coñazo.
  10. Los detectives salvajes, de Roberto Bolaño – Una herejía haber nacido en 1988 y no haber terminado Los detectives salvajes. He leído más de la mitad y diré en mi defensa que la primera parte me encantó. La segunda es demasiado irregular e innecesariamente enrevesada. Grandes momentos, pero no llega al nivel de 2666.
  11. La gallina ciega, de Max Aub – Pobre Max, cuántas cuentas pendientes tengo con este hombre.
  12. Quédate este día y esta noche conmigo, de Belén Gopegui – Mi primera experiencia con Gopegui, un tercio de su plúmbea perorata contra Google, que intenta disfrazar con un estilo ciertamente original ideas ciertamente resobadas: el capitalismo mal, el colectivismo bien. Que lo acabe otro.
  13. Las niñas prodigio, de Sabina Urraca – Otro coñazo que no va a ninguna parte. Me encanta la forma de escribir de Urraca en sus artículo, pero aquí da rienda suelta a sus peores vicios. Puede que no haber leído más de veinte páginas me impida dar una opinión certera, pero la historia de Bertín Osborne y Lluvia de estrellas fue demasiado. Mucho me tengo que aburrir para que me dé por terminarlo. Pero nunca se sabe.

Creo que me he autohumillado bastante. Lo voy a dejar aquí.

Anuncios

Un comentario sobre “Los libros que no he terminado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s