Lo mejor que he leído en 2017

WilliamGaddisheub

Tras airear la cantidad de libros que no he sido capaz de terminar este año, toca sacar pecho, porque sí he terminado unos cuarenta, cantidad tal vez irrisoria para mucha gente que se toma en serio eso de la literatura, pero un hito para mí, que he leído y escrito como nunca en mi vida. Me había propuesto llegar a los sesenta libros, pero qué le vamos a hacer. Cinco de ellos, la mayoría elecciones bastante obvias, han destacado por encima de los demás y quiero dejar constancia de ello: son libros que espero volver a leer alguna vez más antes de morir. Me planteé poner también una lista con los cinco peores, pero tampoco es cuestión de hacer sangre y, a fin de cuentas, quién soy yo para decirle a alguien que ha invertido meses o años en la creación de un libro que su trabajo es basura: yo, que no he juntado cien páginas en mi puta vida.

Así, a continuación dejo mis mejores lecturas de 2017, que son libros publicados antes, mucho antes, muchísimo antes algunos de ellos. Y la lista, además, va en orden de preferencia, del cinco al uno.

 

williamgaddisagapeagapeheub5. Agapē agape, de William Gaddis

Una salvajada, cien páginas que me agarraron por las pelotas en un viaje que hice a… Ni me acuerdo. ¿Londres? Sólo recuerdo la tensión en mi asiento de avión, pasando una página tras otra de la edición barata de Penguin que presté y que no volveré a ver. Un hombre moribundo reflexiona sobre las obsesiones que le han ocupado toda una vida, mencionando a grandes autores (por ahí pasa La sonata a Kreutzer de Tolstoi, otra de mis grandes lecturas de este 2017) con un estilo que es el equivalente literario a recibir un balonazo en el pecho y vaciar de aire los pulmones: el agobio es, por momentos, insoportable.

 

asangreyfuegomanuelchavesnogalesheub4. A sangre y fuego, de Manuel Cháves Nogales

No pensé que fuera a leer algo mejor que la biografía novelada de Arturo Barea o las novelas de Max Aub sobre la guerra civil. Qué equivocado estaba. Puede que no tenga la pasión de Barea o de Aub, puede que el hecho de que se trate de historias cortas impida la elaboración de un mensaje más profundo, más justificado, pero la técnica es perfecta, cada relato es impecable y se nota que detrás de esta humilde pero poderosa colección hay un maestro, Manuel Chaves Nogales, que sabe lo que hace, que escribió como un animal durante toda su vida hasta lograr un dominio absoluto del idioma y de la técnica.

 

delaschecasdebarcelonaalaalemanianaziotiliacastellviheub3. De las checas de Barcelona a la Alemania nazi, de Otilia Castellví

El libro más moderno de la lista, y sin duda el más tierno y humilde. El calvario de esta señora, muy similar (y con todo mucho menos trágico) al de millones de europeos de la primera mitad del siglo XX, es inenarrable. Hay que acercarse a las páginas de Castellví, maternal y sincera, dulce y justa, para darse cuenta de la suerte que tenemos los que hemos nacido de este lado del siglo. Se nos tendría que caer la cara de vergüenza por decir que somos expatriados o que España nos ha echado y no nos da una oportunidad: no tenemos ni puta idea, pero menos mal que tenemos testimonios como este para recordarnos que no merecemos nada y que odiar a los franceses siempre está justificado.

 

donquijote1heub2. El ingenioso hidalgo Don Quixote de La Mancha, de Miguel de Cervantes

Qué puedo decir. Recuerdo a mi profesor de lengua, que nos leía capítulos en voz alta hasta que nos desmayábamos de aburrimiento y me arrepiento de no haber vuelto a leer este libro hasta ahora. En verdad siempre lo picoteé, pero nunca lo devoré de principio a fin. Grave error. Pero ya está hecho, ya puedo decir que lo he leído y que, tienen razón, es de lo mejor que me voy a encontrar. Para 2018 dejo la segunda parte, que procuraré leer con calma, aprovechando y sabiendo que no hay más. Bueno, sí. Siempre podré releerlo y encontrar todo lo que esconde y se me ha escapado, que espero que sea mucho.

 

iliadahomeroheub1. Ilíada, de Homero

No creo que vaya a leer nada mejor en mi vida. De hecho, es desesperante que este libro sea la puta culminación de la literatura, un mamotreto de setecientas páginas escrito hace casi tres milenos. ¿Qué podemos hacer nosotros, humildes mortales, frente a este derroche de calidad? Nada, absolutamente nada más que esforzarnos en pulir nuestras cagarrutas, esas historietas que tecleamos en nuestros patéticos portátiles con la esperanza de acercarnos de refilón a alguna idea alta, de dar con una palabra adecuada o dos. Pero cuando volvamos a este libro, lloraremos porque sabremos que no somos más que fraudes, que nos desvaneceremos en las arenas del tiempo mientras que esta maravilla nos sobrevivirá a todos.

*     *     *

Y ya está.

Dejo a continuación, como referencia, los otros treintaytantos libros, algunos excelentes, otros infumables: que cada uno imagine lo que quiera. En orden alfabético de autor, para que no haya sospechas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s